Investigación de Bodega Pyros

En nuestro país es habitual dejarnos llevar por modas impulsadas por agencias de marketing o por licenciados en la materia a cargo de las estrategias de las bodegas, donde sus definiciones, pocas veces son sostenibles en el tiempo por ningún trabajo científico serio. Y además, confunden al consumidor.

En el caso del Valle del Pedernal, hace unos cuantos años se habla como un lugar distinto, diferente a los Valles tradicionales que componen la geografía sanjuanina, y más parecida a los suelos de mayor calidad de implantación de vides con alta calidad enológica de Mendoza.

 

Por todo esto, ha sido tan interesante el estudio que presentara Pyros Wines (San Juan) con sus impulsores como cara visible en la misma: José Morales (Jefe de Enólogía) y Gustavo Matocq (Jefe de Agrónomos).

Con 350 ha. en el Valle, y con 80 de ellas implantadas con Malbec en el año 2008.

 

Trabajaron desde siempre con la idea de generar vinos que representen al Valle.

Contrataron al geólogo Carlos Valero para determinar el origen de los suelos. Y no se quedaron quietos. Trajeron a la Argentina, a San Juan, a la Ing. Agr. y microbióloga Lydia Bourguignon y a su esposo, Claude Bourguignon para estudiar la relación de los suelos con las vides y a su vez refrendar el trabajo de Valero.

Luego de largos días de exploración y estudios, determinaron que los suelos del Valle del Pedernal son los únicos en la Argentina por ahora descubiertos, de origen calcáreo geológico marino, originados hace 485 millones de años.

 

“Son suelos excepcionales, franco arenosos, con rocas calcáreas de origen geológico, con óptima infiltración y retención de humedad y sin compactación, algo que nunca he visto en mis años de profesión como ingeniero agrónomo”, expresó Gustavo Matocq

 

“Por la altura y tipo de clima Pedernal es diferente a cualquier otro terroir con suelo calcáreo geológico en el mundo y esto nos permite obtener un malbec diferente con taninos de textura fina, fruta roja expresiva, notas minerales, excelente acidez y largo en boca,” concluyó José Morales

 

Como consecuencia de este descubrimiento, que los suelos son calcáreos de gran calidad, y de diferente composición mineralógica de acuerdo a las profundidades y relieve del lugar, el vino que probamos, 2016, de una pequeña partida en microvinificación en barricas de roble, de viñas que están mas al Este dentro del viñedo ubicado al Sur del Valle del Pedernal, nos resultó con un tanino diferente, que pareciera micro granulado y textura porosa. Está bien integrado con la madera, y su acidez es muy buena, mucha fruta y larga persistencia. Pareciera que falta terminar en botella. Desconcierta lo diferente del tanino. Cosa rara.

Según los especialistas franceses, es el único suelo en Argentina con esta composición calcárea, que forma parte del 7% sobre el total de los suelos en el mundo.

 

Seguramente los vinos que se elaboren de ésta micro región evolucionen de otra manera, lo que habrá  que testear en diferentes añadas.

Un trabajo muy importante dado a conocer, donde se invirtió dinero, conocimiento y tiempo. Y al que aún le falta más tiempo para conocer la real dimensión del descubrimiento.

Felicitaciones a todo el equipo técnico y a quienes creyeron que están frente a algo único.